Inicio Opinión Carmen Monsalve Herramientas ...

Herramientas de comunicación

Compartir

Debido a las restricciones de movilidad a las que estamos sujetos desde hace más de un año, todos nos hemos tenido que reinventar para poder seguir comunicándonos con nuestra familia, clientes, amigos, proveedores… así, hacer un zoom, googlear, wasapear, conectarse por Skype… son palabras que ya forman parte de nuestro vocabulario de uso diario. Por eso, siempre agradeceremos a la ciencia todos los avances tecnológicos que nos ha traído, porque hace más llevadera la situación y nos permite, en muchos casos, realizar el trabajo a distancia, aunque por contra, a estas alturas vivimos completamente saturados de pantallas que nos dejan agotados al final del día.

La pandemia nos pilló a todos con el pie cambiado y, junto con las normas sanitarias, nos impuso también nuevas normas de convivencia. Hoy la telemedicina ya es un hecho indispensable en las consultas médicas y, las videoconferencias y el zoom son parte del quehacer laboral. La realidad es que han venido para quedarse porque, evidentemente, pervivirán más allá de la COVID.

También hay que tener en cuenta otro tema que, en estos momentos, condiciona nuestras vidas: las vacunas y la evidencia científica que las avala. Para ello recogemos la opinión de la SEME, que pone tranquilidad y cordura acerca de sus efectos.

Y como siempre me gusta buscar el lado positivo de todas las situaciones, en este número, en uno de nuestros reportajes, hemos hablado con varios profesionales acerca de la ya conocida “fatiga de zoom”, porque queremos saber cómo se manifiesta y cómo mitigar sus efectos. Y para nuestro monográfico hemos elegido en esta ocasión unos pacientes “muy especiales” que, sin perder nunca el rigor profesional de los especialistas consultados, nos harán apreciar el cambio de los gustos en la moda y la belleza a lo largo de la historia y el tiempo.

En bellezaMÉDICA seguimos avanzando, vemos luz al final del túnel y tenemos que llegar todos juntos, así que si todo va como esperamos, pronto volveremos a vernos en los esperados congresos. Ya queda menos.