Inicio Reportajes Mesas Redondas Fibrosis y en...

Fibrosis y encapsulamiento: cómo prevenirlo y tratarlo

Compartir

Cómo prevenir y tratar la brosis y el encapsulamiento en materiales de relleno faciales y prótesis corporales reunió en Madrid a una decena de profesionales de la Cirugía Plástica, la Dermatología y la Medicina Estética en la V Mesa Redonda bellezaMÉDICA, patrocinada por INDIBA® Deep Care. La principal conclusión del encuentro fue la importancia de la prevención, que en estos casos se convierte en el mejor tratamiento, a través de la asepsia más cuidadosa y la modulación de la inflamación.

La V Mesa Redonda bellezaMÉDICA reunió a un nutrido grupo de médicos estéticos, dermatólogos y cirujanos plásticos, que, bajo el patrocinio de INDIBA® Deep Care, abordaron la prevención y tratamiento de la fibrosis y el encapsulamiento. Los expertos coincidieron de forma unánime en la necesidad de una adecuada asepsia en quirófano y una correcta selección del paciente para prevenir lo máximo posible este tipo de complicaciones. Además, pusieron en común los tratamientos que emplean una vez se presentan estos casos, entre ellos la radiofrecuencia, el abordaje quirúrgico, la inyección de hialuronidasa en el caso de tratamientos de relleno facial y los ultrasonidos cuando se detecta la presencia de un biofilm.

Al evento acudieron las médicos estéticos Dra. Paloma Tejero, Dra. Paloma Castaño y Dra. Laura López; los cirujanos plásticos Dr. Ezequiel Rodríguez, Dra. Ainhoa Placer, Dra. Isabel de Benito, Dra. Marta García Redondo y Dr. César Casado; la dermatóloga Dra. Cristina García Millán; el Dr. Marc Ignasi Corral-Baqués, Medical Marketing Manager de INDIBA®; Carmen Monsalve, directora de bellezaMÉDICA, y Cristina Pérez, redactora jefe.

Condiciones del paciente y técnica empleada

La Dra. Paloma Tejero, directora médica de Mediestetic, comenzó su exposición destacando que “los principales factores que pueden influir en la aparición de una fibrosis, al igual que en la producción de un granuloma por material de relleno, son las condiciones propias del paciente, la técnica empleada para la infiltración y el material que se infiltre”. La experta explicó en qué consiste un biofilm y recordó que “siempre que se introduce cualquier material en el cuerpo puede dar lugar a una reacción a cuerpo extraño; lo importante es que tratemos de minimizar sus consecuencias. Buscamos que haya una respuesta positiva”.

A su juicio, “lo más importante a la hora de enfrentarse a estos casos es la prevención, para lo que debemos mantener unos protocolos de asepsia lo más estrictos posible” y sugirió que, en el caso de las prótesis, “la formación de un bolsillo aséptico cubierto de antibiótico puede ser una buena medida preventiva”. Como medida de prevención fundamental, la Dra. Tejero destacó “conocer al paciente; no infiltrar cuando existen rellenos permanentes; evitar los grandes volúmenes y las sesiones repetidas”.

La experta destacó también la importancia del diagnóstico, “que no siempre es fácil, aunque ahora contamos con mayores medios para ello. El apoyo ecográfico, además de para localizar la lesión, es muy útil para inyectar hialuronidasa en el lugar adecuado, sobre todo cuando el ácido hialurónico esta capsulado”.

Preparar al paciente y modular la inflamación

La Dra. Paloma Castaño, coordinadora médica de la Clínica Gaztambide, profundizó en el uso de la medicina biorreguladora y la homeopatía como herramientas para la prevención de la fibrosis y el encapsulamiento, “ya que preparan al paciente antes de recibir el implante, modulan la tendencia a la inflamación y potencian sus defensas. Muchas de las técnicas que empleamos buscan generar fibrosis, pero cuando es excesiva se convierte en un problema”.

La experta explicó que “la medicina homeopática puede servir para mantener la matriz extracelular en buenas condiciones, para recibir el implante de forma adecuada y disminuir los efectos secundarios. Se pueden emplear compuestos como el árnica para modular la inflamación, grafito para prevenir las infecciones y disminuir las posibles induraciones, si aparecen. En definitiva, la medicina biorreguladora potencia la capacidad curativa propia del paciente, y en medicina estética es una herramienta básica para frenar el dolor y la inflamación, sin interferir en el proceso de síntesis de colágeno, que buscamos con muchos de nuestros tratamientos”.

La doctora explicó que “con solo una semana de tratamiento previo a la intervención ya se notan los resultados, con la ventaja de que se trata de una medicina inocua, económica, sencilla de aplicar y que genera fidelización en el paciente”.