Inicio Noticias Cirugía plástica Un 10% de las...

Un 10% de las consultas a cirujanos plásticos tiene que ver con los ‘selfies’

Compartir

Según datos de una encuesta realizada por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) a cirujanos plásticos de toda España, uno de cada diez españoles que recurren a la cirugía estética lo hace influido por los selfies y/o los comentarios que realizan otros usuarios de redes sociales sobre estas imágenes.

La SECPRE añade que las dos intervenciones quirúrgico-estéticas más demandadas en nuestro país siguen siendo el aumento mamario y la liposucción. No obstante, la encuesta revela que, por primera vez, cuatro procedimientos de estética facial se encuentran en el “top 10” de dicha demanda: la blefaroplastia, la rinoplastia, los tratamientos de ácido hialurónico y toxina botulínica para el envejecimiento facial y el lifting facial.

Por todo ello, la SECPRE ha puesto en marcha una campaña online de concienciación sobre selfies y cirugía estética en la que ofrece a los usuarios de redes sociales las siguientes recomendaciones:

1. Ten en cuenta que un selfie no es la mejor herramienta para valorar la oportunidad de una intervención quirúrgico-estética.

2. Por supuesto, eres libre de hacerte todos los selfies que quieras y compartirlos en redes sociales, pero toma los comentarios de otros usuarios con cautela, sobre todo si tienes tu perfil abierto a todo el mundo. Por ello, antes de decidir sobre una intervención, acude a un profesional con la titulación oficial de Médico Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

3. Esta valoración debe estar basada siempre en criterios médicos, por encima de criterios económicos o deseos estéticos personales.

4. Si eres menor de edad, recuerda que el actual marco legal español establece que, para someterte a una intervención quirúrgica del tipo que sea, necesitas el consentimiento de tus padres y su valoración, junto al médico, de la gravedad o el riesgo de dicha intervención, tu nivel de madurez y tu situación de emancipación.

5. Desconfía de intervenciones «sospechosamente baratas», como las que proliferan en redes sociales con fechas límite, bonos, 2×1 y promociones similares.