Inicio Noticias Cirugía plástica Blefaroplasti...

Blefaroplastia: la cirugía de la mirada

Compartir

La blefaroplastia es la cirugía de la mirada y una de las más punteras y que más ha evolucionado con el paso de los años. La Dra. Elena Jiménez, cirujana plástica y estética explica sus claves.

Hoy no se trata sólo de quitar las bolsas o el exceso de piel como se hacía antes. Actualmente se busca un resultado acorde con la persona, la mirada de su juventud y sobre todo muy natural. Será candidato cualquier hombre o mujer que note signos de cansancio, envejecimiento, arruguitas y la estructuramos en diferentes zonas, principalmente en párpado superior e inferior.

Valorar cada caso de manera independiente

En el párpado superior se tiene que valorar dos zonas, tanto el exceso de piel y bolsas grasas en el propio párpado, como la posición de las cejas. En muchos casos la cirugía limitada al párpado superior sin valoración de la posición de la ceja, produce una mejora limitada y no un resultado óptimo y más natural.

Se deben de valorar tres puntos: exceso de piel y elasticidad del párpado inferior, exceso de grasa y la posición del pómulo y del surco entre párpado y mejilla. La piel del párpado inferior puede tener buena calidad o por el contrario tener arruguitas, a veces una coloración oscura o incluso una ligera caída.

En cada caso hay que valorar si se extirpa piel o no. Si no hay que quitar piel la cirugía se puede hacer por dentro del ojo. Esto es conocido también como transconjuntival. Si por el contrario se decide retirar exceso de piel, se realiza una cirugía externa.

Otro punto que hay que valorar es la grasa, que se estructura en tres bolsas y retirar cada una de ellas, pero es importante reutilizar parte de esa grasa para rellenar el surco que separa el párpado de la mejilla y así eliminar el hundimiento que aparece con la edad.

En último lugar, se considera la posición del pómulo óseo respecto al ojo, que hace que las bolsas se vean más o menos. En algunos pacientes el pómulo óseo es muy plano y las bolsas se marcan mucho, por ello, es difícil eliminarlas sin dejar un ojo hundido. En estos casos, es muy importante realizar un tratamiento sobre esta zona del pómulo hundido.

Resultados

El resultado óptimo es una mirada más joven, más despajada y descansada. Con la posición de las estructuras cuando era más joven. Además, es natural si que se sepa qué intervención o tratamiento se ha realizado. Sin dejar ojos hundidos en el interior de órbita y con una duración en el tiempo por hacer un tratamiento integral de todas las estructuras que causan las bolsas y exceso de piel en los ojos.

Recomendaciones antes, durante y después del proceso

– No fumar ni antes, ni después del proceso.

– Aplicar la medicación y las cremas antes, durante y después. Así como frío local controlado.

– Dormir con la cabeza ligeramente elevada.