Inicio Noticias Medicina estética Cuidado integ...

Cuidado integral de la piel durante todo el año

Compartir

Con el compromiso de ofrecer un cuidado integral de la piel adaptado a todo el año, el laboratorio IBSA Derma presenta un programa adaptado a las necesidades en cada una de las estaciones a través de protocolos de luminosidad, elasticidad e hidratación para mejorar la calidad de la piel. “Cada época del año impacta en el estado de nuestra piel, aunque no lo percibamos de forma inmediata. Por ello, apostamos por un cuidado integral de la piel con el objetivo de iluminar, renovar y nutrir para mejorar su calidad, afectado durante las diferentes estaciones por los agentes externos”, advierte la Dr. Natalia Ribé, médico estético y Ambassador de IBSA Derma España.

Cuidado integral de la piel en Verano

En los meses estivales es clave proteger la piel con cremas solares de máxima protección, siempre según el tipo de piel que tengamos. Si nos exponemos al sol a pesar de llevar puesto un protector, siempre se producirá bronceado en mayor o menor grado y consecuentemente llegará el fotoenvejecimiento a corto o a medio y a largo plazo. Por ello, la pauta indicada busca una mejora de la uniformidad y tono de la piel a través de tratamiento con ácido hialurónico estabilizado de última generación, un dispositivo médico cuya función es restaurar la hidratación profunda, pero también -y esta es la gran novedad- lograr una acción estretching, de distensión de las imperfecciones superficiales (arrugas estáticas y dinámicas) en las áreas del rostro de elevada movilidad, como son las zonas periocular y peribucal.

Otoño

Para esta estación es recomendable hacer una puesta a punto general de cuidados intensivos tras la radiación solar de los meses estivales. Es el momento de intentar contrarrestar los efectos nocivos de las radiaciones solares del verano, como la aparición de arrugas prematuras y alteraciones de la pigmentación que se manifiestan como manchas de diferentes tamaños y localización (cara, escote y manos).  Enfocado en el cronoenvejecimiento y en el tratamiento, se realiza en estos meses diferentes sesiones de protocolo de tratamiento para mantener la vitalidad de la piel, aportando turgencia, hidratación y luminosidad.

Invierno

Tras el otoño, los cuidados faciales deben enfocarse en la protección del frío y de la sequedad, por lo que se debe hidratar en profundidad la piel de la cara, cuello y escote por la mañana y por la noche, utilizando cremas de consistencia mayor que en el resto del año. Asimismo, aquellas personas con piel muy sensible a los cambios de temperatura del frio al calor y viceversa, que se manifiestan por el contacto de la piel con ambientes de calefacciones potentes propio de los meses de invierno, deben usar siempre cremas específicas para pieles sensibles. Los cuidados para estos meses se enfocan en el tratamiento del cronoenvejecimiento, esto es, el envejecimiento de tipo intrínseco o interno debido al paso de los años.

Primavera

En los primeros meses de primavera es fundamental preparar al máximo la piel para contrarrestar los efectos negativos de los rayos ultravioletas del sol a través del uso del de fotoprotectores todos los días. Los tratamientos pautados para esta estación se enfocan en la prevención y el tratamiento del fotoenvejecimiento. Este fenómeno acelera el envejecimiento natural de la piel por el daño causado por la exposición crónica a la radiación ultravioleta provocando alteración en el ADN y en los tejidos. El tratamiento es apto para el rostro, el cuello y el escote.

Prevención y biorestructuración

La línea de tratamiento ha sido concebida por IBSA Derma dentro de un enfoque de prevención y de biorestructuración de la barrera cutánea, manteniendo la vitalidad de la piel y aportando turgencia, hidratación y luminosidad. El ácido hialurónico de alta calidad se produce a través de un proceso biofermentativo patentado por Streptococcus Zooepidemicus.