Inicio Noticias Cirugía plástica Cirugía contr...

Cirugía contra la mama tuberosa

Compartir

La Dra. Elena Jiménez de Eleca Clinic explica que cuando hablamos de cirugía mamaria, la más común y la que primero se viene a nuestra mente es el aumento de pecho, pero esta es una creencia errónea ya que existen otros tipos de cirugía mamaria, por ejemplo, la corrección de mamas por malformación congénita o más conocida como mama tuberosa.

En este caso a la paciente no le gustan sus mamas y quiere mejorar su forma porque hay una malformación en la base y en la forma de la mama, ya que es congénita y la paciente quiere tener un poco más de pecho.

Tipo de cirugía: en el caso de las mamas tuberosas, primero intentamos valorar muy concienzudamente con la paciente, lo que ella tiene, la anatomía que tiene y cuáles son sus actividades, pero también nos condiciona bastante la existencia del pecho previo. A ese pecho tenemos que darle forma, tenemos que trabajarlo y tenemos que ver exactamente cómo está. Valorándolo tenemos que elegir un tipo de prótesis u otro, conociendo el volumen de la paciente.

Tipo de procedimiento: a veces, recurrimos a la transferencia de grasa. Esto se llama aumento mamario híbrido y nos va a permitir colocar prótesis más pequeñas, con un aporte de grasa para las zonas que tenemos que reconstruir en el caso de la malformación congénita.

Resultados: buscamos una reconstrucción de esa malformación congénita con o sin aumento de volumen, en muchos casos sí que se necesita el aumento. Esa reconstrucción de la malformación, parte se va hacer con la prótesis, parte con un trabajo que se realiza en la glándula y también el aporte de grasa para acabar de redondear especialmente los polos inferiores.

Edad a realizarla: indiferente, la paciente decide el momento.

Recuperación: el tiempo de recuperación es de una semana o diez días, y tras él, las pacientes pueden incorporarse a la vida normal. Incluso hay pacientes que teletrabajan en la primera semana.

Se recomienda retrasar ciertos movimientos como el conducir. No tanto porque no lo puedan hacer, sino porque se pueden encontrar en un momento incómodo al tener que dar un volantazo y que al no hacerlo correctamente puedan tener un accidente. Si hablamos del ejercicio, la doctora considera que dependiendo del caso entre la tercera y cuarta semana o a partir de los tres meses.