Inicio Noticias Cirugía plástica El lipedema, ...

El lipedema, enfermedad desconocida y dolorosa que afecta casi al 20% de las mujeres

Compartir

El lipedema es, hoy en día, una de las enfermedades más infradiagnosticadas en el sector de la medicina, a pesar de que afecta hasta al 20% de la población mundial, siendo el 99% de los afectados mujeres.

Visualmente, esta enfermedad provoca desproporción en las extremidades inferiores, desde el ombligo hasta los tobillos, pero sin afectar los pies. En cuanto a los síntomas, las pacientes sienten gran pesadez en las piernas, que apenas se alivia con drenajes linfáticos.

La grasa enferma también produce hematomas, dolor agudo al tacto o al realizar movimientos con impacto, como bajar escaleras a cierta velocidad, y retención de líquidos. Además, produce graves secuelas en la salud mental de los pacientes.

Sus causas no son conocidas aún, aunque existe cierta relación con el aumento de estrógenos; por este motivo, el desarrollo de la enfermedad se suele producir en la pubertad, con los cambios hormonales, y empeora al terminar esta etapa. También afecta en mayor medida a personas con obesidad o mujeres que han estado embarazadas.

El lipedema es una enfermedad crónica, por lo que las pacientes que la sufren pueden pasar años, e incluso toda su vida, padeciendo sus efectos si no se les diagnostica. Y puede agravarse hasta derivar en lipolinfedema, una afectación grave del sistema linfático.

Tratamiento

Una vez la paciente es diagnosticada (es importante distinguir entre lipedema y obesidad) la liposucción es el tratamiento más efectivo. Es una liposucción diferente a la que se realiza por estética, destinada a eliminar el mayor número de células grasas enfermas posible.

Esta liposucción ralentiza el avance de la enfermedad, ya que impide que el índice de masa corporal aumente tras la cirugía, pero para lograr estabilizar la enfermedad será necesario que la paciente realice una serie de cambios en su estilo de vida.

Esos cambios, principalmente, afectan a dos áreas: alimentación y deporte, y se deberá trabajar tanto el aspecto nutricional como el deportivo a la medida de la paciente.

La Medicina Estética puede poner en marcha un protocolo conservador que ayudará a mejorar la situación de la paciente, con tratamientos como la mesoterapia, la carboxiterapia o la radiofrecuencia.

Esta información ha sido proporcionada por la Clínica FEMM.