Inicio Noticias Dermatología El relleno de...

El relleno de labios se dispara en las más jóvenes

Compartir

El relleno de labios y la infiltración de ácido hialurónico ha pasado a ser el tratamiento médico-estético más demandado entre las pacientes más jóvenes. “Se llevan” exuberantes y voluminosos. En buena parte, según el GEDET (Grupo de Dermatología Estética y Terapéutica) de la AEDV, por la influencia de redes sociales. Además, el hecho de que el resultado sea a día de hoy temporal, dado que el ácido hialurónico es un material reabsorbible, podría ser causa también del aumento de la demanda. Según los dermatólogos hablamos de un tratamiento perfectamente seguro y eficaz, siempre que se realice en manos de un profesional con experiencia y formación, pero es importante hacer algunas puntualizaciones.

La Dra. Natalia Jiménez, dermatóloga del GEDET, dice que las más jóvenes solicitan cada vez más el relleno de labios en su consulta. Buscan mayor volumen que a edades superiores en las que se da prioridad a unos labios hidratados y armónicos en proporción.

Hoy son más jóvenes

La Dra. Paula Aguayo, dermatóloga también del GEDET, confirma que a su consulta llegan a partir de los 25 años demandando este procedimiento. “Preferiría no realizarlo en las edades más tempranas por la repercusión que pueda tener en su huella estética futura, un concepto del que la paciente debe responsabilizarse antes de comenzar”. La doctora aclara que existen dos tipos de tratamientos con infiltración de ácido hialurónico: los dirigidos a recuperar volúmenes perdidos con el paso del tiempo y los enfocados a modificar rasgos adquiridos genéticamente con el objetivo de acercarse a los cánones de belleza. “En adolescentes y jóvenes prácticamente solo se contempla este segundo objetivo, es un grupo vulnerable a las redes sociales. Y también hay un auge por la llegada de los materiales reabsorbibles como el hialurónico porque suponen reversibilidad, y esto cautiva a los jóvenes”. Respecto a la huella estética, esta puede ser positiva o negativa: “El AH es reabsorbible, pero al infiltrarlo se integra en el propio tejido modificándolo en cierta manera. Esto puede resultar en una huella estética positiva, si se trata con el producto adecuado y se respetan los tiempos entre infiltraciones; o en una huella negativa, con modificación excesiva y no armónica de la anatomía del labio, si se trata precozmente o con hialurónicos muy densos, dando lugar a los de tamaño desmesurado que por desgracia vemos con frecuencia”.