Inicio Noticias Medicina estética La midorexia ...

La midorexia y el paso del tiempo aliado de la belleza

Compartir

La palabra: midorexia está derivada del concepto conocido como ‘positive aging’ o tomarse el paso del tiempo de forma positiva, y es que la midorexia, que pese al sufijo -exia, no supone un trastorno, más bien lo contrario. Habla, entre otras cosas, de la autoconfianza como fuente de belleza. Esa autoconfianza que viene con los años y que, según la Dra. Judit San-Gil, médico estético, tiene mucho que ver con una buena calidad de la piel. Con los tratamientos con ácido hialurónico se aumenta la luminosidad, el buen tono y la jugosidad de la piel, así parecerá que esta envejece de forma saludable.

El atractivo de las experiencias vividas

Dice la doctora que con el paso del tiempo se van perdiendo paquetes grasos y marcando las facciones, y la redondez de la juventud va desapareciendo, dejando un rostro que, aunque más maduro, es mucho más atractivo.

Además, añade que, las arrugas de expresión que aparecen cuando sonreímos o, en el caso de los hombres, algunas arrugas de la frente, revelan mayor atractivo a los ojos de otros porque nuestro subconsciente lo ve como un rasgo de alegría y sabiduría, respectivamente. Y así lo muestran las arrugas de una vida plena: las patas de gallo, y un surco nasogeniano que, aunque marcado en la piel, no está caído.

Eliminar la mirada triste, cansada o envejecida

Ojeras, mirada hundida, entrecejo marcado, líneas de marinera, mejillas sin volumen definido, flacidez, manchas… La flacidez y la falta de líneas de marioneta en el rostro generan un aspecto cansado o triste que, por muy bien que tengas la luminosidad, por ejemplo, no va a dejar de mostrar un aspecto envejecido, dice la Dra. San-Gil.

Calidad de la piel

La calidad de la piel y envejecer de manera saludable da autoconfianza. Que guste lo que se ve cada día en el espejo y que ese aspecto que ves sea alegre y positivo hace que hormonas como la dopamina o la serotonina aumenten y eso genera una cascada de beneficios psíquicos y físicos muy amplios. La piel saludable tiene un tono uniforme y es firme y definida, sin exceso de grasa, aunque hidratada. En ella se puede influir positivamente.

La experta dice que esto se consigue con una alimentación sana, una rutina cosmética adecuada, practicando ejercicio, durmiendo las horas necesarias, reduciendo el estrés. Esto puede preservar el aspecto joven de la piel, a pesar de las marcas que va dejando el paso del tiempo.