Inicio Noticias Medicina estética Medicina esté...

Medicina estética con láser en invierno

Compartir

El periodo invernal es perfecto para realizarse tratamientos de medicina estética con láser. Dos de los dos más populares son el IPL y el de CO2, ¿cuál escoger? La Dra. Elena Jiménez, cirujana plástica y estética, directora médica de Eleca Clinic, explica sus diferencias

Las claves del láser CO2

La doctora dice que el láser CO2 es uno de los primeros que surge y es de los denominados ablativo, que quiere decir que va a eliminar un porcentaje de la piel. La piel para este láser se prepara principalmente con técnicas de retinol y con técnicas de sustancias que controlan las hiperpigmentaciones. Además, está también la técnica de láser fraccionado, en el que podemos controlar la cantidad de energía.

Indicaciones

Con el láser fraccionado vamos a hacer columnas verticales de 0,3 milímetros de láser y el depósito de potencia que hay en cada una de esas columnas, que podemos controlar la cantidad de energía que entra en cada una. Por este motivo, el láser CO2 se puede utilizar en un amplio rango de edades. Desde para las marcas de acné, porque va a hacer una regeneración profunda desde la zona más inferior hasta arrugas en la piel producidas por la edad.

También es muy útil en pieles en el tramo de edad entre 35 y 55 años, porque, es adecuado para las primeras arruguitas finas que aparecen en la zona alrededor de los ojos. Porque con intensidades bajas, vamos a conseguir buenos resultados.

En el caso de las pieles maduras va a producir una regeneración muy profunda de la piel. También vamos a poder trabajar en fraccionado con pacientes que tienen fototipos un poco más oscuros. Se recomienda combinarlo con cremas de retinol y que nos van a ayudar en toda la zona de manchas con resultados en poco tiempo, porque en dos o tres días las pacientes pueden incorporarse al trabajo normal. Este laser regenera la piel y el colágeno y aporta una vasodilatación que proporciona muchísima nutrición a la capa inferior de la piel.

Láser IPL o luz pulsada

La Dra. Jiménez explica que, la luz pulsada se considera un semi láser y tiene unas indicaciones muy claras que solucionan prácticamente los problemas estéticos del 90 o 95% de la población (mujeres y hombres de cualquier edad).

La luz pulsada es la aplicación de todo el espectro de luz y, según el filtro que coloquemos, podremos actuar sobre tonos de manchas como por ejemplo el marrón o el rojo. Tenemos que valorar el color de piel, elegir el filtro adecuado para que actúe sobre la zona específica y eliminar la mayoría de las manchas.

Es muy versátil porque actúa sobre diferentes alteraciones cutáneas. Desde las lesiones de acné hasta las venitas o arañas vasculares faciales, pasando por la rosácea en cualquiera de sus fases, dermatitis seborreicas que van asociadas a rosácea, manchas o ciertos melasmas que necesitan de algún tratamiento unido a ello. Otra de sus grandes ventajas es que el rango de edad es muy amplio y se puede aplicar en cualquier momento porque es bastante superficial.

Tratamientos con los que maximiza sus beneficios

Este tipo de láser combina muy bien con neuromodulares o con rellenos faciales. También con el láser de diodo, un tipo que se coloca justo debajo de la piel. Con él conseguimos un efecto similar al de los hilos tensores, generando un colágeno local que redensifica la piel del paciente sin necesidad de incorporar hilo externo. Tiene beneficios también con tratamientos de redensificación del colágeno, ya sean basados en colágeno o ácidos hialurónicos no reticulados.