Inicio Noticias Medicina estética Cuidados faci...

Cuidados faciales específicos para cada edad

Compartir

Los profesionales de Clínica Planas recomiendan diferentes tratamientos faciales para cuidar y rejuvenecer, según la edad, de cada mujer.

Para las más jóvenes (menos de 30 años): rehidratación cutánea. En rostros jóvenes, una buena hidratación puede ser suficiente para devolver la luminosidad facial. Por ello, el tratamiento de rehidratación cutánea tiene efectos muy beneficiosos: previene el envejecimiento cutáneo, retrasa la formación de arrugas, aporta elasticidad a la piel y estimula la formación de colágeno y elastina.

Consiste en la rehidratación con infiltraciones intradérmicas de ácido hialurónico, una sustancia que está presente en la dermis sana para mantener la elasticidad e hidratación de la piel y que, con el paso del tiempo, va disminuyendo su presencia. El número de sesiones varía según el estado de la piel, pero se suelen realizar de dos a cuatro, separadas cada una de ellas por dos o tres semanas, y una sesión de mantenimiento cada tres meses.

A partir de los 30 años: factores de crecimiento facial. A partir de los 35 años, a modo preventivo, es muy recomendable seguir un tratamiento estético con Plasma Rico en Factores de Crecimiento; para frenar el envejecimiento de la piel. Esta técnica consiste en aislar y utilizar los denominados factores de crecimiento, sustancias bio-estimulantes presentes en el plasma del propio paciente con el fin de estimular, potenciar y acelerar la regeneración de los tejidos. De esta manera, se consigue mejorar la tersura y ganar en luminosidad de la piel.

El número de sesiones y su periodicidad dependen del grado de envejecimiento de la piel, pero normalmente se recomienda someterse a entre 3 y 4 sesiones el primer año y continuar el tratamiento de mantenimiento con dos sesiones anuales durante los siguientes años.

A partir de los 40 años: rejuvenecimiento facial con láser. Con el paso de los años, se acusa el envejecimiento y las arrugas afloran. Para combatirlas, una técnica eficaz es el resurfacing o tratamiento láser de las arrugas faciales. Consiste en una vaporización de la epidermis facial que se origina mediante un rayo de energía infrarroja. Se puede realizar sobre todo el rostro o por áreas, en aquellas zonas más propensas a generar arrugas (alrededor de los ojos o de la boca, en el entrecejo o en las mejillas).

Tras el tratamiento, en 24 horas, aparece una costra fina que cae entre la primera y segunda semana después del tratamiento. La piel quedará sonrosada por un período de dos a tres semanas. Conviene tener presente que se recomienda no tomar el sol hasta que no haya transcurrido un año desde el tratamiento con láser.

Aunque las aplicaciones más suaves se efectúan de forma ambulatoria con anestesia tópica, en ocasiones el tratamiento de resurfacing facial se realiza en el quirófano con anestesia local y bajo sedación para que no produzca molestia alguna.