Inicio Noticias Dermatología Tratamiento d...

Tratamiento del conjunto del rostro

Compartir

Preguntado el Dr. Juanma Revelles, que es dermatólogo estético y director médico de la clínica Le Boost (Madrid), nos indica que es muy importante saber utilizar la optimización de la sinergia de distintas tecnologías y productos para obtener la mayor eficacia y el resultado deseado por el paciente en el conjunto del rostro, porque hay que tener en cuenta que no solo envejece la piel, además están los tendones, los músculos, disminuyen compartimentos grasos, se pierde soporte óseo…, es decir, debemos tener un enfoque a todos los niveles.

Actuar como un conjunto

Debido a mi especialidad médica que trata de la salud de la piel y su calidad, no podemos perder de vista el tratamiento global de esta estructura y la importancia que tiene una piel bonita para vernos y sentirnos mejor. La medicina estética regenerativa, en este campo, se va a centrar en fomentar los propios mecanismos de reparación y regeneración para que este tejido fotoenvejecido por el daño solar crónico recupere un aspecto saludable, rejuvenecido y uniforme del rostro, sin olvidar la naturalidad que demandan los pacientes. Para ello, me gusta trabajar a dos niveles: uno más profundo, con cánula, donde utilizo hidroxiapatita cálcica, ácido hialurónico y glicerol, y otro más superficial, con microneedling para los exosomas. Al tratar la estructura profunda de la piel, busco recuperar su andamiaje y firmeza favoreciendo la estimulación de colágeno, elastina y proteoglicanos por parte de los fibroblastos y creando una matriz extracelular favorable. Y de la parte superficial, vamos a mejorar la textura de la piel, disminuyendo tamaño de poro y arruga fina, recuperando luminosidad y homogeneizando el tono, gracias a los exosomas.

Área periocular, un todo en sí misma

Siempre se realizará un abordaje en función de las necesidades del paciente, pero en líneas generales diremos que los neuromoduladores (toxina botulínica) nos ayudarán a relajar la musculatura, tratar arrugas más profundas y abrir la mirada (subir la ceja). Con el ácido hialurónico podemos corregir la zona de la ojera que tiene tendencia a ser más deprimida y dará ese aspecto cansado que se va ganando con el tiempo. No se puede olvidar el abordaje específico de la piel de esta zona, aquí tenemos el párpado, y para ello podemos utilizar diferentes tecnologías como la radiofrecuencia, por ejemplo, para pacientes que previamente se han sometido a una blefaroplastia superior para retirar ese exceso de piel, y con ella podemos potenciar sus efectos. También para ese tensado podemos utilizar otros dispositivos como el láser de CO2 fraccionado.

Son muy interesantes también los factores autólogos para estimular mecanismos regenerativos, y para la zona de la ojera a mí me gusta utilizar el Plasma Rico en Plaquetas (PRP), que nos ayudará a mejorar la pigmentación de la zona, la vascularización y el drenaje, porque al ser factores autólogos de crecimiento estimularán todos los mecanismos de regeneración, mejorará el aspecto y la tensión.

Una división por edad del paciente:

– Para los más jóvenes uno de los primeros síntomas de envejecimiento es tener tendencia al hundimiento en la zona de la ojera, éste es un signo que puede ser genético y estar muy marcado. Una de las primeras opciones y tratamientos de elección será el ácido hialurónico. La toxina botulínica se puede usar como prevención de las arrugas estáticas.

– En mediana edad podemos utilizar la toxina de forma ya más terapéutica, para suavizar las arrugas que se van marcando en entrecejo y patas de gallo, favorecer al relajar la mirada las emociones más positivas de la persona.

– Para edades más avanzadas, cuando hablamos de tensado de la piel, podemos utilizar la radiofrecuencia o el láser de CO2.