Inicio Noticias Medicina estética Ácido hialuró...

Ácido hialurónico, clave para unos labios hidratados en invierno

Compartir

La Dra. Dina Moctezuma es médico estético, directora médica de Signature Clinics y expert de IBSA Derma Iberia. En este artículo explica la importancia del ácido hialurónico para conseguir unos labios hidratados en invierno:

Los labios, al igual que el resto del rostro, están en constante exposición a agresiones externas como el sol, frío, calor, etc. En invierno, el viento, las bajas temperaturas y la calefacción propician que pierdan de forma acelerada la hidratación. Estas agresiones pueden causar algunos efectos no deseados como el labio blanco, que se da cuando la mucosa se seca porque no cuenta con la hidratación indicada. Esta zona del cuerpo tampoco cuenta con glándulas sebáceas ni sudoríparas, por lo que es la parte más sensible y es muy probable que sufra irritación con los cambios de temperatura.

La rutina integral para mantener unos labios hidratados en invierno, debe incluir una parte interna y otra externa:

Beber agua: ya sea invierno o verano, la clave principal de la hidratación será que ésta sea correcta para que nuestro cuerpo tenga el agua necesaria.

Evitar lamer y, sobre todo, morder los labios: la saliva aumenta la deshidratación de la zona, ya que ayuda a evaporar la hidratación natural. Además, al mordernos rompemos las barreras naturales.

Bálsamos: usar únicamente los indicados para esta zona y eso significa ir un paso más allá de las vaselinas clásicas. Éstas ayudan a evitar que perdamos agua y agregan sustancias necesarias para la reparación de la zona.

Protección solar: la piel es más fina que en el resto del cuerpo y contiene menos melanocitos que la protejan del sol, por lo que es imprescindible protegerla tanto en verano como en invierno.

Ácido hialurónico: ideal para obtener una hidratación profunda.

El gran aliado

Aunque existen diferentes tipos de rellenos faciales para aportar volumen, ninguno tiene las características de hidratación e integración del ácido hialurónico. Este compuesto, además de voluminizar, capta el agua y eso hace que los labios que carecen de glándulas sebáceas y sudoríparas tengan una sensación de hidratación que otro tipo de rellenos no podrían conseguir por sus características reológicas.

Cuando buscamos únicamente la sensación de hidratación, el tratamiento se va a basar en conseguir “devolver” el volumen original que tenían esos labios aplicando un tipo de ácido hialurónico suave, con menor proyección y una G prima baja para que no modifique su forma y únicamente ganemos un par de milímetros. En este caso, se recomienda repetir el tratamiento alrededor de los 8 meses.

Cuando hablamos de volumen en labios con ácido hialurónico, buscamos, además de hidratación, un labio más carnoso, más grande, pudiendo o no modificar su forma. En estos casos utilizamos un ácido hialurónico con una G prima más alta y el resultado se puede mantener alrededor de los 12 meses, siempre recordando que el estilo de vida de cada paciente y su estado de salud tendrá un impacto en la duración del tratamiento.

¿Qué buscamos en el ácido hialurónico?

Los médicos hemos empezado a dar más valor a las características de fabricación y seguridad de los productos que aplicamos a los pacientes, siendo conscientes de la importancia de los efectos no deseados que puede provocar un material de relleno, ya que puede presentarse alguna patología.

Los profesionales nos fijamos en los siguientes aspectos al elegir un ácido hialurónico:

Pureza: donde se controla todo el proceso de creación y fabricación de los rellenos. La tranquilidad de colocar un material ultrapuro proporciona un paso más allá en el cuidado de nuestros pacientes.

Integración: indispensable que sea muy alta en cualquier material que se coloque en los labios para que los tejidos se integren de forma fácil y que no se note cuando el paciente gesticule, sonría e incluso bese. Que cuando se toque los labios no sienta el relleno, sino que sea un resultado lo más natural posible.

Alta cohesividad: saber que el relleno que colocamos en una zona con tanto movimiento se mantendrá en su sitio, es una garantía de estar usando lo mejor para un área tan delicada.

La deshidratación labial no debería considerarse simplemente un problema estético. Es importante recordar que debemos cuidar de nuestra salud de forma integral. Al prestar atención a las necesidades de nuestros labios y abordar las causas subyacentes de la deshidratación, no solo mejoraremos su apariencia, sino que también promoveremos una mejor salud en general.