Inicio Noticias Medicina estética Inglaterra pr...

Inglaterra prohíbe el uso de neuromoduladores en menores de 18 años

Compartir

Los neuromoduladores ocupan, junto a los rellenos dérmicos, el pódium de los tratamientos más solicitados en medicina estética en nuestro país, según el último estudio de la SEME (Sociedad Española de Medicina Estética). Y aunque los objetivos de los más jóvenes son en primer lugar combatir la celulitis y reducir grasa corporal, el tratamiento para las arrugas está ganando posiciones.

De entrada. suelen pedir un uso suave de los neuromoduladores, lo que tradicionalmente se ha llamado “baby bótox”, que consiste en infiltrar dosis más bajas de esta sustancia para disminuir o prevenir las arruguitas. Lo que sucede es que cada vez se pide antes y con mayor frecuencia. En Inglaterra, de hecho, se acaba de prohibir su uso a menores de 18 años ante tan alta demanda.

Según explica el Dr. Antonio Carvajal, médico estético, “cada vez llegan personas más jóvenes, incluso en ocasiones menores de edad, buscando básicamente dos tratamientos: neuromoduladores y aumento de labios, porque vivimos en una sociedad muy influida por diferentes factores como las redes sociales, donde se potencian unos cánones de belleza muy estrictos, especialmente en los más jóvenes; muchas veces no son realistas o acordes a las características físicas propias de cada individuo”.

Legislación en España

“Según la legislación española y la europea en segunda instancia”, afirma el doctor, “no hay una edad mínima permitida para realizar este tipo de tratamientos, con lo cual la decisión de realizar procedimientos estéticos o preventivos debe ser responsabilidad del médico y su lex artis y no basarse en decisiones comerciales o económicas”.

Preguntado sobre la edad de inicio en tratamientos médico-estéticos, el especialista dice que: “Es difícil determinar una edad concreta para empezar a realizar tratamientos preventivos, ya que existen otros factores que intervienen como la raza, factores medioambientales, genética, etc. Existen dos principales tratamientos en los que nos podemos enfocar: Los de calidad de piel y los neuromoduladores. Respecto a la utilización de estos últimos a modo preventivo influye factores como el fototipo de piel o la exposición solar.