Inicio Noticias Medicina estética Medicina esté...

Medicina estética un aliado contra el cáncer

Compartir

“Muchos médicos que no somos oncólogos estamos dispuestos y concienciados en ayudar a los pacientes afectados por cáncer y para ello, día tras día, investigamos nuevas técnicas y protocolos que resulten beneficiosos y podemos afirmar que, dentro de nuestras posibilidades y especialidad lo hemos conseguido”, explica el Dr. Mato Ansorena, cirujano plástico. “Gracias a la cirugía y medicina estética contamos con dos nuevos aliados para luchar contra la enfermedad y mejorar la calidad de vida de estos pacientes”.

Apariencia física e impacto psicológico

Añade el doctor que, “Ambas especialidades médicas realizan una doble función: mejorar tanto la apariencia física y el impacto psicológico del paciente, tras someterse a intervenciones, quimioterapia o radioterapia. Introducir la estética frente a un problema de salud, no es frivolidad si no realidad, muchos pacientes tienen secuelas emocionales que destruyen su autoestima, les hace más vulnerables y sienten que el cáncer les persigue al tener esos efectos secundarios visiblemente presentes.

Antes de iniciar un tratamiento oncológico, es importante hidratar bien la piel, dos veces al día, con cremas y bálsamos reparadores para combatir la sequedad y evitar los picores y enrojecimientos que suelen producir este tipo de tratamientos. Antes de acudir a la sesión de radioterapia es fundamental que la zona esté limpia y sin resto de producto.

Cabe destacar que algunos fármacos de la quimioterapia provocan fotosensibilidad y pueden generar la aparición de manchas si la piel se expone al sol. Siempre hay que proteger todo el cuerpo y rostro con buena crema solar con factor de protección extremo SPF 50+.

Medicina estética

“Las primeras secuelas tras someterse a tratamientos”, dice el especialista, “como la quimioterapia, es notar la piel reseca, deshidrata, envejecida, con otro tono, erupciones, manchas…, Para paliar estos síntomas, existen procedimientos médico estéticos durante el tratamiento. El doctor valorar cada caso de un modo individual.

Uno de los mayores efectos secundarios y que más atemoriza a los pacientes por la quimioterapia es la pérdida de cabello. Existen casos que tras los tratamientos no se consigue recuperar el pelo en su totalidad y para ello está el injerto capilar tanto en la cabeza como en las cejas si el paciente tiene una zona donante óptima para el trasplante”.

– Tratamientos postoperatorios

El Dr. Mato Ansorena indica además que, “tras finalizar el tratamiento oncológico por completo, se puede hacer un programa personalizado con diferentes tratamientos de medicina estética para una mejora integral de todas las zonas afectadas durante las sesiones de quimioterapia y radioterapia. También hay que incluir tratamientos para eliminar o minimizar las cicatrices.

Un aliado perfecto para mejorar el aspecto del paciente es el ácido hialurónico, pues con él trataremos las arrugas, el volumen del rostro, el aspecto envejecido, la hidratación, las cicatrices, la sequedad vaginal… Este componente tiene acción regenerativa, cicatrizante, antiinflamatoria y protectora frente a las bacterias, así como su capacidad para absorber el agua.

Si se tienen problemas circulatorios y aparecen varices se pueden eliminar. Mediante masajes faciales y corporales, vitaminas…podemos mejorar la apariencia de la piel. También hay diferentes técnicas para devolver la elasticidad a la piel si se ha experimentado una pérdida de peso, por ejemplo: mesoterapia, presoterapia u otros”.