Inicio Noticias Medicina estética Técnicas y tr...

Técnicas y tratamientos contra la celulitis y la flacidez

Compartir

A la Dra. Juana Deltell, directora médica de la Clínica San & Del (Madrid), le preguntamos sobre las técnicas y tratamientos contra la celulitis y la flacidez, y nos indica que estos dos problemas siguen teniendo un difícil abordaje en la medicina estética porque los estilos de vida sedentarios y dietas desequilibradas, junto a la creación de estereotipos, entre otros factores a través de la influencia de las redes sociales, han contribuido a un creciente descontento con la apariencia del propio cuerpo.

A esto hemos de añadir que a pesar de que los motivos de consulta más frecuentes son la celulitis, la flacidez y los depósitos de grasa localizados, es muy excepcional que se presenten de forma aislada y la mayor parte de los pacientes presentan la combinación de las dos, añadido a la presencia de otras alteraciones como por ejemplo cicatrices o estrías, por lo que puede darse una relativa complejidad a la hora de seleccionar el mejor tratamiento para cada paciente.

Tras la realización de una correcta historia clínica y estableciendo un buen diagnóstico, el médico sabrá pautar la combinación idónea de actuaciones médico-estéticas para lograr el mejor resultado, sin olvidar que la base fundamental siempre será el establecimiento y/o mantenimiento de unos buenos hábitos de vida (alimentación saludable y ejercicio adaptados a las necesidades de cada paciente, cuidados de la microbiota, micronutrición, uso de cosmética apropiada o la reducción del nivel de estrés), sin los cuales la efectividad y duración de los efectos de los tratamientos se verá comprometida.

Tratamientos

Existe un gran abanico de tratamientos, yo suelo decir que “hay tantas combinaciones como pacientes”. Esta afirmación debe dar una idea de la línea que lleva hoy la medicina estética, buscando cubrir la totalidad o la mayor cantidad de necesidades demandadas, siempre intentando adaptarse con precisión a cada caso, con un enfoque integral del paciente, ese que permita el éxito y la duración de los efectos conseguidos.

En todas las actuaciones médicas el número de sesiones de cada procedimiento y la duración global del tratamiento siempre van a depender del punto de partida del paciente, siendo clara la necesidad de un correcto diagnóstico llevado a cabo por un médico cualificado y formado en la materia, pero sin olvidar el grado de compromiso del paciente. Recordemos que los hábitos de vida anteriormente mencionados y el correcto seguimiento de las recomendaciones para después del tratamiento, influyen de manera considerable en los resultados.

No obstante, nos focalizaremos en aquella alteración que predomine, entendiendo que algunas de las terapias pueden ser utilizadas con varias finalidades, solas o en combinación, con secuencias concretas para adaptarnos a todas las necesidades:

Si lo que predomina es celulitis podremos recurrir a mesoterapia, carboxiterapia, ondas de choque, radiofrecuencia, ultrasonidos, presoterapia, tecnología HIFEM (High Intensity Focused Electromagnetic), o bien subcisión, pudiendo ser esta última realizada de forma manual o estar asistida por vacío o por láser, entre otras modalidades.

En el caso de grasa localizada, para aquellos pacientes que no deseen someterse a una liposucción, técnica de primera elección en estos casos, se podrán realizar tratamientos como criolipólisis, radiofrecuencia, HIFU (ultrasonidos focalizados de alta intensidad), láser infrarrojo, tecnología HIFEM, mesoterapia o carboxiterapia, destacando que, para algunas localizaciones, como la grasa submental o “papada” se puede recurrir a la inyección de sustancias lipolíticas autorizadas (ácido desoxicólico).

Si la flacidez cutánea es la preocupación principal, los HIFU, la radiofrecuencia sin o con microagujas, los hilos, los bioestimuladores de colágeno (hidroxiapatita cálcica y ácido poliláctico), la mesoterapia o la carboxiterapia, entre otros, serán los más utilizados.

En cualquier caso, no olvidemos que es fundamental respetar los tiempos de respuesta de cada tratamiento para poder realizar combinaciones de éxito, pudiendo incluso realizar algunos de estos en el mismo día para buscar sinergias de actuación, en general en la combinación suele estar el éxito.