Inicio Noticias Nutrición Dieta FAFO co...

Dieta FAFO contra la obesidad

Compartir

Según los especialistas reunidos en el último Congreso Nacional de Obesidad, la dieta FAFO, un acrónimo de Flexible and Friendly for the Overweight, está avalada por las múltiples posibilidades que ofrece, incluso para entornos sociales con pocos recursos y en países en vías de desarrollo donde se expande vertiginosamente esta enfermedad.

Básicamente, como explica el Dr. Rafael Gómez y Blasco, integrante de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO), “esta dieta consiste en un cambio flexible y adaptado en el estilo de vida y, desde el punto de vista alimentario, se sustenta en alimentos similares a los que contempla la dieta mediterránea”. En este caso, añade, “el principal rasgo diferencial es que se tiene en cuenta la profesión, la actividad física, el lugar de procedencia, las costumbres del paciente, así como también sus posibilidades económicas para realizar determinados cambios en sus hábitos higiénico-dietéticos”.

Dificultades, pero menos

Uno de los puntos fuertes de este tipo de abordaje, de probada eficacia para hacer frente a la obesidad, es que supera algunas de las limitaciones y dificultades que plantean a corto y, sobre todo, a medio y largo plazo otros regímenes destinados a la pérdida de peso y la ganancia de salud de la persona con obesidad.

Y es que, según defiende el Dr. Gómez y Blasco, “este cambio de hábitos es fácil de llevar a cabo cuando se hace guiado por manos expertas; sin duda, cuando se realiza adecuadamente, permite a una persona perder kilos, con una cantidad aproximada entre medio y un kilo a la semana”.

Con todo, uno de los aspectos que más resaltan los expertos en relación con este abordaje es que, “de manera novedosa, y ésta es una de sus grandes aportaciones, puede ser seguida por el resto de la familia, ajustando las cantidades y facilitando la realización de la misma”. Y es que se incluyen en la dieta comidas normales de nuestra zona de origen o convivencia, permitiendo disfrutar de los platos típicos regionales o que por costumbre forman parte de nuestros hábitos diarios; en este caso, como informa el experto de SEEDO, “sólo es preciso ajustar ciertas cantidades en los alimentos y mantener unas pautas muy sencillas y abiertas para la preparación y cocción de los mismos, de manera que resulten muy agradables para el paladar”.