Inicio Noticias Nutrición Importancia d...

Importancia de la microbiota para reforzar la salud

Compartir

Según explica el Dr. Álvaro Campillo, cirujano general y digestivo en el Hospital General Universitario J.M. Morales Meseguer de Murcia, si cometemos excesos frecuentes y durante varios días o semanas la microbiota se resentirá y, si no volvemos pronto a nuestros hábitos saludables o no prevenimos y protegemos nuestra microbiota de forma activa, puede que las molestias y los síntomas digestivos se prolonguen más de lo deseado o, incluso, se cronifiquen.

Y es que la microbiota es un ecosistema muy sensible, único en cada persona, que está formado por una serie de microorganismos que trabajan en perfecta sintonía y que si alteramos, estamos favoreciendo la aparición de enfermedades digestivas, de carácter inmunológico, etc. La microbiota es nuestro ejército fronterizo que recubre todas nuestras mucosas y piel, y tiene una labor defensiva esencial. Su equilibrio es vital para poder protegernos de infecciones y tiene importantes funciones digestivas y metabólicas: nos ayuda a hacer una correcta digestión, tener un tránsito intestinal adecuado y absorber correctamente los nutrientes de los alimentos. Pero, además, influye en factores como el colesterol, el equilibrio del azúcar y la ganancia de peso corporal. Por no hablar de que también hay un vínculo directo entre la salud de la microbiota y la de nuestro cerebro, pues influye directamente en nuestro estado de ánimo por la cantidad de neuro transmisores que producimos en el intestino. En conclusión, es esencial para la salud general de nuestro cuerpo y no podemos tener buena salud sin una microbiota sana y diversa.

Diferencia entre prebióticos, probióticos y postbióticos

Los probióticos son las bacterias buenas que forman parte de nuestra microbiota. Los prebióticos son fibras vegetales de las que se alimentan las bacterias buenas (probióticas). Y los postbióticos son ácidos grasos de cadena corta que generan las bacterias probióticas y entre sus efectos positivos destacan reducir la inflamación intestinal, aumentar la producción de moco saludable en el intestino, nutrir a las células intestinales y revertir la hiperpermeabilidad intestinal, aclara el doctor.

Clásicamente se han usado algunos probióticos de forma aislada, pero la evidencia científica actual indica que los suplementos más eficientes son los que combinan prebióticos con probióticos y, sobre todo, postbióticos (como el Butirato), que son los que más aceleran la recuperación digestiva e intestinal y potencian los efectos de las bacterias probióticas. Además, si asociamos a los pre-pro y postbiótico algún suplemento depolifenoles, como curcumina, transresveratrol, astaxantina o melatonina, los efectos se potencian porque estos polifenoles reducen la proliferación de bacterias negativas y la inflamación y facilitan la proliferación de las cepas probióticas.