Inicio Noticias Nutrición Mejorar la co...

Mejorar la composición corporal, objetivo prioritario contra la obesidad

Compartir

Mejorar la composición corporal debe ser un objetivo prioritario para un cambio de peso saludable y sostenible, según indicaron los expertos en el XIX Congreso de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) que recientemente se ha celebrado en Sevilla.

Y es que la masa muscular es necesaria para la movilidad, la fuerza y el equilibrio, factores determinantes para la calidad de vida. Además, posee un papel metabólico activo necesario para un metabolismo saludable, algo fundamental para prevenir la recuperación de peso.

Como destacó el Dr. Felipe Casanueva, profesor Emérito de Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), “mejorar la composición corporal puede lograrse mediante una intervención multidisciplinar basada en una dieta cetogénica muy baja en calorías”.

Necesidad de un equipo multidisciplinar

La obesidad es actualmente considerada como una enfermedad multifactorial, crónica y recidivante, “que es especialmente compleja debido a la variedad de factores que contribuyen a su desarrollo y mantenimiento”, según ha indicado el Dr. Barto Burguera, presidente del Instituto de Endocrinología y Metabolismo de la Cleveland Clinic (EUA), quien defiende “el empleo de un tratamiento holístico e integral de la obesidad”.

En esa línea están trabajando la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO, de sus siglas en inglés) y la Federación Europea de Asociaciones de Dietistas (EFAD, de sus siglas en inglés). En su reciente documento de posicionamiento sobre la terapia médico-nutricional para el tratamiento de la obesidad señalan la importancia del equipo multidisciplinar para lograr resultados positivos para la salud, no solo cambios en el peso. Según el Dr. Barto, “el enfoque multidisciplinar es parte imprescindible del tratamiento integral del paciente que vive con obesidad para obtener resultados positivos en la prevención y el abordaje de la enfermedad y sus comorbilidades asociadas, mediante cambios en el estilo de vida, como la educación nutricional, la incorporación de actividad física y el cuidado de los aspectos psico-emocionales”.