Inicio Noticias Dermatología Ácido polilác...

Ácido poliláctico: prevención antienvejecimiento

Compartir

Hasta ahora habíamos escuchado hablar de la toxina botulínica preventiva para suavizar las arrugas incipientes, pero no de la estimulación de colágeno en mujeres que están en la treintena para ralentizar los signos de la edad, en concreto la flacidez. La novedad llega de la mano de la Dra. Elena Manubens, miembro del GEDET (Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica) y vicepresidenta de la Sección Balear de la AEDV: “el ácido polilático es un biopolímero que se sintetiza de forma artificial, microesferas que se purifican para ser del mismo tamaño que funcionan como bioestimuladoras del colágeno; se ha demostrado que al inyectarlas en el tejido subcutáneo justo por debajo de la piel, donde están las estructuras, se genera una respuesta inflamatoria controlada (no te hinchas, es microscópico) que activa los fibroblastos, células encargadas de fabricar colágeno y nuevos estudios confirman que a los dos años del tratamiento el 90% de las pacientes están muy satisfechas.

Efectos secundarios

Preguntada por los posibles efectos secundarios, la Dra. Manubens afirma: a día de hoy prácticamente ninguno, incluso los hematomas no son habituales, porque trabajamos con una cánula que al no tener filo por la punta no rompe estructuras. Al terminar no suele haber nada, como mucho una casi imperceptible hinchazón.

También, la especialista reconoce que hace unos años hubo problemas con el ácido poliláctico, pero ocurrió concretamente con una marca determinada, sucedía que si a la hora de inyectarlo quedaban muchas de estas bolitas juntas, esta inflamación microscópica podía ser visible y hacerse nódulos. Se trataban, pero era incómodo durante un tiempo. Ahora se trabaja con una dilución distinta, mayor, con una serie de precauciones pre y post tratamiento para que las bolitas no queden juntas, no existan nódulos y se ha convertido en un procedimiento fiable y seguro.

Resultados

A los 5 ó 6 meses, pues al organismo le lleva un tiempo generar la respuesta y fabricar el colágeno; esas microesferas permanecen unos meses estimulándolo y luego se reabsorben y se acaban degradando del todo. Conviene hacer 2 sesiones en chicas jóvenes y luego 1 cada año o dos años, no supone un gran sacrificio en tiempo y desembolso económico, indica la doctora.