Inicio Noticias Medicina estética Tecnología lá...

Tecnología láser: eficacia y seguridad

Compartir

El Dr. Antonio Carvajal es médico estético y director de la clínica que lleva su nombre (Oviedo). En este trabajo reafirma la importancia de la tecnología láser como indispensable para cualquier clínica médico-estética:

Dentro del tratamiento facial 360º que realizo, una de las bases más importantes es el cuidado de la piel, ya que una piel sana es fundamental para lucir un rostro saludable y natural. Sabemos que cada uno de nosotros tenemos un tipo distinto, que varía dependiendo de diferentes factores como el género, etnia o la edad y que va cambiando con el paso del tiempo por el envejecimiento, factores ambientales, posibles patologías intrínsecas, etc. Poder atenuar esos factores siempre ha sido un reto fundamental para la medicina estética y el desarrollo científico y técnico.

Con los peelings químicos y la combinación de diferentes principios activos se consiguen distintas formulaciones indicadas, según el tipo de piel, para tratar, por ejemplo: pigmentaciones, rojeces, atenuar cicatrices o para mejorar la textura. Sin duda son un complemento ideal de otras técnicas más específicas.

Para este tipo de tratamientos, los dispositivos láser y sus distintos tipos se han convertido en un imprescindible en el día a día médico-estético, ya que evolucionan constantemente, se actualizan y desarrollan nuevos avances con diferentes indicaciones y mayor efectividad en cuanto a los resultados y tiempos de recuperación.

Siempre, antes de hacer un tratamiento, es fundamental un diagnóstico médico preciso, realizado por un facultativo con suficiente formación y experiencia para descartar otras patologías. Por mencionar algunas de las patologías más comunes tenemos:

Manchas faciales

Una de las tecnologías más utilizada tradicionalmente para su tratamiento es la Luz Intensa Pulsada (IPL), técnicamente no es un láser como tal, ya que utiliza un tipo de luz no coherente. Ofrece la posibilidad de tratar un sinfín de lesiones, es un tratamiento no ablativo, es decir, no producirá ningún tipo de abrasión o herida en la piel, lo que permite la incorporación inmediata a la vida cotidiana.

El láser de picosegundos es, sin duda, la tecnología más avanzada para tratar las manchas faciales de difícil solución, gracias a su acción fotodinámica “rompiendo” el pigmento de la mancha, también es muy útil en la eliminación de tatuajes.

Láser CO2 fraccionado, muy utilizado en lesiones pigmentarias localizadas premalignas, es un tipo de láser ablativo que producirá una abrasión a la piel que se recuperará al cabo de pocos días.

Acné

Sabemos que es una patología multifactorial y no existe un tratamiento único para ella, por lo que la combinación de diferentes técnicas como los peelings químicos (con compuestos como el ácido salicílico), juega un papel importante en su tratamiento y control, además, en varias ocasiones, se debe combinar con tratamientos sistémicos con medicación oral. Pero el uso de tecnologías como la Luz Pulsada Intensa (IPL) o más recientemente la fotomodulación con luz LED, junto a la terapia fotodinámica, son muy útiles en el tratamiento de esta patología buscando la eliminación de la bacteria responsable del acné, la regeneración celular y disminuyendo la inflamación de la piel. Son tratamientos totalmente indoloros y no invasivos.

Rosácea

Para su control es muy importante combinar distintos tratamientos, tanto tópicos como sistémicos o peelings químicos con compuestos como el ácido azelaico. Pero si hablamos de fuentes de luz una de las más utilizadas es el IPL dada su capacidad de disminuir la microcirculación de las lesiones, también utilizamos el láser de ND-Yag 1064 nm que nos permite tratar lesiones vasculares asociadas a la rosácea como telangiectasias, venitas, puntos rubí, etc.

Cicatrices

Las cicatrices de la piel ya sean debidas a acné, cirugías o de otro tipo, tradicionalmente han sido tratadas con el láser de CO2, aunque cada vez más se utiliza el láser fraccional no ablativo 1540nm debido al menor tiempo de recuperación que necesita, aunque esto signifique un mayor número de sesiones de tratamiento.

Calidad de la Piel

Dependiendo del estado de la piel, el grado de envejecimiento u otros factores, podemos utilizar diferentes tipos de técnicas como los peelings químicos (que pueden variar de profundidad según las necesidades), las fuentes de luz clásicas como el IPL, el láser fraccional no ablativo 1540nm o incluso láseres ablativos como el láser de CO2. Todos estos tratamientos buscan mejorar la calidad de la piel, disminuyendo arrugas y/o flacidez.