Inicio Opinión Avanzar para ...

Avanzar para superar esta crisis

Compartir

Se nos pide que hablemos sobre la situación económica producida por la actual situación, ciertamente no tenemos ninguna varita mágica para poder saber con exactitud qué acabará pasando.

Sin embargo, debemos ser conscientes de que no es la primera vez que la humanidad se enfrenta a grandes epidemias. Ha habido algunas mucho más devastadoras que la que nos ocupa, sin ir más lejos la conocida como “Gripe Española” de 1918 causó una mortalidad importante, especialmente en los frentes de la primera guerra mundial. Poco hemos aprendido, pues llevamos años invirtiendo más en Defensa que en Sanidad y no hemos sido capaces de crear ningún equipo a nivel mundial que, trabajando conjuntamente, sea capaz de desplazarse a los lugares donde se están produciendo las grandes epidemias y extraer lecciones para solucionarlas. Mientras la epidemia pasaba en China, nos hemos quedado parados esperando acontecimientos.

A pesar de todo y a riesgo de que mis comentarios queden desfasados, quisiera indicar algunas cuestiones:

La primera y más evidente es que este episodio pasará (momento de escribir estas líneas: 15-3-2020). Lo que es seguro es que la curva de la enfermedad crecerá, en España y también en muchos otros países, es posible que no la controlemos completamente este año e incluso que en años futuros la volvamos a sufrir, igual o con mutaciones aún más dañinas si cabe.

Bill Gates en una conferencia en el 2015 en relación a la pandemia del Ébola ya nos alertaba de esta situación y no se tomaron ninguna de las medidas que razonablemente se proponían. No sé si esta vez seremos capaces de ponernos definitivamente a ello (pues esta vez toca no solo a los países del tercer mundo, sino al mundo occidental y en especial a nuestras economías). Ojalá que ahora sí seamos capaces de salir de esta crisis con una sociedad más cohesionada y preparada para afrontar retos futuros.

Asimismo, la situación económica que quedará tras esta crisis vendrá determinada no tanto por los efectos directos coyunturales de la misma como por las estructuras o déficits de las economías de cada país. Aquí seguiremos, probablemente, más acentuados los mismos problemas que hasta hoy: déficit público creciente, deficiencias del mercado laboral, presión fiscal mal distribuida tanto a nivel personal como regional, paro estructural y seguiremos con los problemas derivados de la escasa formación de millones de personas y una inmigración que se utiliza para presionar los salarios a la baja.

Ante todo esto, ¿qué podemos hacer los empresarios ante esta situación? Por supuesto, no está en nuestras manos poder arreglar los problemas macroeconómicos y a ese nivel poco podemos hacer, como mucho presionar para que el Gobierno adopte de una vez medidas, pues cuanto más se alargue esta situación de crisis, peor. Se tendrá que intentar que se aprueben medidas para inyectar dinero al sistema, vía facilitar el acceso a préstamos (seria un magnífico momento para que la banca devolviera el rescate bancario), reducir la fiscalidad, etc… Pero estas soluciones solo serán parches temporales si no actuamos, aquí sí, como empresarios, incentivando el mantener los ingresos (de poco nos van a servir las ayudas temporales si nuestros ingresos caen) y para conseguir mantener esos ingresos, nada hay mejor que generar la necesidad de los mismos a través de ofrecer un producto diferencial e intentar hacer llegar nuestros mensajes al mayor número posible de consumidores.