Inicio Noticias Cirugía plástica Encapsulamien...

Encapsulamiento mamario, ¿qué es y por qué se produce?

Compartir

Tal y como indica el cirujano plástico y estético Jesús Centeno, “el encapsulamiento mamario es una complicación poco común y cada día menos frecuente de los implantes que se emplean para aumentar la talla del busto femenino, ya que sucede como reacción a un cuerpo extraño que realiza nuestro organismo como síntoma de rechazo a un dispositivo que no le pertenece. Esta respuesta negativa no es exclusiva de estos productos empleados en cirugía estética, sino que puede ocurrir con cualquier otro tipo de prótesis y consiste, en un proceso inmunitario mediante el cual el cuerpo intenta protegerse de ese cuerpo produciendo alrededor de él una cápsula periprotésica que va a producir el aislamiento del implante”.

“Esta reacción es tardía”, insiste, “y suele aparecer entre los cinco y los diez años después de la operación y nunca como una respuesta aguda a la colocación de las prótesis de mama. Cuando surge pronto, en torno al año o dos años, suele tener origen en algún tipo de complicación perioperatoria (producida alrededor del proceso quirúrgico), llámese una infección, hematoma o signo de cirugía traumática que genera una reacción inflamatoria exagerada a nivel del cuerpo”.

Aunque lo más importante es la respuesta inmunológica de cada mujer a los implantes, la elección de los mismos para aumentar la talla de pecho influye en la aparición de encapsulamiento mamario”. De esta forma, el Dr. Centeno recomienda los de sexta generación o nanosuperficiales, “cuyas características del envoltorio se relacionan íntimamente con las células inflamatorias de nuestro cuerpo. Por eso, el organismo no las siente como muy extrañas y la cápsula que hace alrededor es muy fino. Se evita de manera fisiológica que se produzca un fenómeno de contractura”.

Capsulectomía

La intervención para paliar este problema se conoce técnicamente como capsulectomía y puede hacerse de forma parcial o total, dependiendo del grado de contractura capsular que la paciente presente. “El tratamienta”, indica el especialista, “consiste no sólo en retirar el envoltorio que se ha formado alrededor del implante, sino también el propio implante si la paciente así lo desea.

El postoperatorio es similar al de las cirugías estéticas de aumento de mamas y consiste, tal como cuenta el cirujano de Valencia, en una serie de controles que comienzan a la primera semana, siguen a los quince días y se van espaciando del mes a los seis meses.

En ese periodo es muy importante que la paciente siga los tratamientos antibióticos y antiinflamatorios prescritos por su cirujano estético y que evite cualquier trauma en las mamas. Especialmente hay que restringir el inicio del ejercicio físico para evitar cualquier golpe o contusión. Esta pauta se extiende a un periodo de seis semanas de recuperación, a la que se asocian una serie de tratamientos locales en el pecho, como masajes, algún tipo de sujetador especial y algunos ejercicios para facilitar que el envoltorio capsular alrededor del implante sea lo menos constricitivo”.