Inicio Noticias Cirugía plástica Rinoplastia u...

Rinoplastia ultrasónica, la cirugía de la exactitud

Compartir

La Dra. Susana Puga, cirujano plástico de la Clínica Martín del Yerro I Amselem, explica que, la rinoplastia es la cirugía estética que se encarga de corregir los tejidos duros (hueso) o/y blandos (cartílago) de la nariz. La más habitual en el primer caso, se ocupa del dorso, a menudo deformado por el conocido caballete, una giba prominente que se corrige con ultrasonido, una herramienta de última generación que se caracteriza por su gran precisión y permite rebajar el hueso de forma milimétrica, progresiva y controlada hasta conseguir la nivelación necesaria. Esta técnica de limado, que antes se llevaba a cabo con cincel y martillo, precisa un abordaje abierto, mediante una pequeña incisión en la base de la nariz que facilita el control total de las estructuras. La punta de la nariz, a menudo bulbosa o globulosa, requiere la corrección de los cartílagos alares, responsables de la deformidad por su gran tamaño o posición. En este caso, todas las maniobras se realizan a través de los orificios nasales, sin abordaje visible.

Ingreso hospitalario: 24 hrs. para una rinoplastia completa. Sin ingreso para cirugía de punta nasal.

Anestesia: anestesia general, salvo intervención exclusiva de la punta, que se puede realizar con anestesia local y sedación.

Duración: 2 hrs. por término medio.

Férula: se lleva puesta durante una semana, salvo la rinoplastia de la punta, que no la requiere.

Resultados: más precisos que una rinoplastia convencional.

Postoperatorio

No es doloroso, pero cursa con congestión nasal y muy ocasionalmente, con leve dolor de cabeza, que se controla mediante analgésicos. La recomendación es disponer de 7 a 10 días libres, que es el tiempo estimado para retirar la ferulización visible y realizar un drenaje linfático que limite la inflamación. Los hematomas no son frecuentes, pero si se producen, tardan de 12 a 15 días en desaparecer. Durante este periodo, el paciente debe realizar lavados nasales y aplicarse una pomada, así como utilizar un spray descongestionante, en caso necesario. La práctica deportiva se podrá iniciar de forma progresiva a partir de las 3 semanas, pudiendo realizar cualquier disciplina de forma normalizada a partir de la sexta semana, siempre y cuando se pueda evitar cualquier tipo de golpe. Es importante, continúa la especialista, evitar el sol directo sobre la cara durante las primeras semanas, ya que aumenta la inflamación. Hay que tener precaución con las gafas, que es mejor evitarlas al principio y usarlas con precaución a partir de la tercera semana, utilizando las de menor peso posible.