Inicio Noticias Medicina estética Lipoterapia l...

Lipoterapia liquida contra el doble mentón

Compartir

El doble mentón o la papada constituye el peor enemigo para la definición de la mandíbula, dice el Dr. Luis López Tallaj, cirujano plástico, que explica que en este problema no existe diferencia anatómica entre la femenina o masculina a la hora de su abordaje, ni siquiera una edad que determine su aparición, tampoco, necesariamente, está relacionado con el sobrepeso.

La papada, tal y como explica el doctor, está formada por un acúmulo de grasa parietal, que se sitúa entre la barbilla y la nuez. Con la lipoterapia liquida o intralipoterapia se puede eliminar sin pasar por el quirófano cuando se trata de un acúmulo discreto, indeseado y sin flacidez, cuya presencia desdibuja la mandíbula.

Procedimiento

La técnica utiliza una sustancia lipolítica, cuya seguridad y eficacia lleva años demostrada a la hora de destruir la grasa en cualquier parte del cuerpo y especialmente, en la grasa facial. Se aplica en la zona a tratar, previa asepsia y antisepsia, mezclándola con una proporción de anestesia que evitará cualquier tipo de molestia o dolor, y se deposita a través de la piel mediante diversas entradas en el centro mismo del acúmulo graso, utilizando finísimas agujas, similares a las de la insulina.

Este activo lipolítico, que está presente en la fórmula magistral del Dr. Tallaj, destruye el adipocito desde dentro, licuando su contenido graso, que será eliminado por la orina. Su administración ambulatoria permite seguir con las actividades cotidianas sin ausentarse de la vida laboral, con el único requisito de aplicar frío local durante 30 minutos, 3 veces al día durante ese mismo día. Hay que evitar el ejercicio físico y el calor extremo (sol) el día de la aplicación.

Se necesitarán hasta 3 sesiones en casos moderados y sólo 1 para los pequeños acúmulos.

Se obtendrán resultados definitivos a los 30 días equivalentes a los de una liposucción convencional, sin sufrir el trauma quirúrgico ni el periodo de recuperación.